Las gitanas del romero, expertas en Marketing

Es probable, que quien haya paseado por la Avenida de la Constitución de Sevilla se haya encontrado en alguna ocasión con estas elocuentes señoras, que deambulan por la calle y ofrecen como reclamo, unas ramas de romero gratuitas; pero lo cierto es que ese gancho herbóreo siempre acaba siendo un truco malicioso, destinado a atrapar a incautos ciudadanos entre sus redes, con el fin de sacarles unos eurillos mediante sutiles estrategias retóricas. Personalmente, tuve la oportunidad de analizar en primera persona dichas estrategias y me veo obligado a decir, que no tienen nada que envidiarle a los esfuerzos persuasivos desarrollados por las grandes agencias de publicidad.

En primer lugar, estas señoras han desarrollado una metodología que siempre siguen paso a paso, para hacer más efectiva su comunicación. Tienen un público objetivo al que previamente han investigado y conocen a fondo: los viandantes que han decidido apartarse del frenético ritmo de vida que impone nuestra cultura y descansar sus ajetreados sentidos en el seno de una bella ciudad, relajados, descuidados y con sus defensas cognitivas rendidas por el ocio. Saben dónde abordarles y cuándo hacerlo, para que su comunicación tenga un mayor porcentaje de éxito.

Así, una vez elegido su público y preparadas para iniciar la comunicación, a modo de promoción, siempre ofrecen un producto gratuito -el romero- con un valor simbólico añadido muy sugerente -la suerte-. No obstante, este reclamo suele ser débil para un viandante saturado por tanto espectáculo callejero, por lo que éstas usan uno de los recursos persuasivos más potentes que les diferencian del resto: el contacto físico y el verbo cálido, que instantáneamente establecen un vínculo poderoso entre dos personas. Así, como las grandes empresas hacen con su fuerza de ventas y sus ejércitos de comerciales, estas mujeres te agarran del brazo con delicadeza y con voz triste suelen decir: "no me rechaces el romero, niño, que no cuesta nada".

Suelen situarse alrededor de multitud de monumentos, como puede ser la catedral de Granada.

En ese momento, la gitana compromete al paseante y le atrapa mediante un discurso frenético; le lee la mano, le habla de la suerte, de rituales, de hechizos y de maldiciones, le arrastra a un mundo de magia y supersticiones que despiertan los miedos que tenemos encerrados en el subconsciente colectivo; de este modo, inhibe su capacidad racional y le sumerge en el ámbito de las emociones, del miedo... Una vez acabada la exposición, la gitana revela la letra pequeña de la oferta y pide dinero al desconcertado ciudadano; además, pone su umbral de satisfacción alto y no dudará en pedir un billete como pago por sus servicios esotéricos, comunicándolo mediante un concepto indirecto: "la suerte se paga con papel, niño, yo tengo cambio". Es normal que cualquier turista esté dispuesto a darle un par de euros, para que le deje en paz y no volver maldito a su tierra.

En definitiva, la gitana camina con sutileza por esa fina línea que separa la persuasión de la coacción y acaba vendiendo un producto cuyos costes ascienden a 0€, por un precio que le reporta un gran beneficio, cosa que hoy en día, podría considerarse un gran triunfo comercial. Y esto no lo hace una poderosa agencia de marketing, sino un grupo de mujeres con una cultura baja, de las que dudo que sepan leer y escribir.

Esto nos enseña que no podemos despreciar ninguna parcela de la realidad, porque incluso en los rincones más bajos y profundos de la misma, pueden encontrarse las claves del éxito.

P.D. Un consejo para que no os molesten: procurad no establecer contacto verbal con ellas, más allá del "no, gracias". Además, si alguno ha vivido esta experiencia, molaría que la contase... xD

30 comentarios:

  1. Una vez una gitana de esas me dijo que conocería a alguien especial... Tengo muy claro quién es esa persona... <3

    ResponderEliminar
  2. ¡Pues las gitanas andaluzas han llegado lejos! Concretamente a la Semana Negra de Gijón, donde había unas cuántas por aahí ofreciendo romero. Una casi me acorrala diciéndome: "Toma, niña, para el amor, que eres muy guapa", yo me largué como un rayo diciendo: "¡Que ya tengo novio!". Y mis amigos riéndose, pero yo me pregunté si acaso me habían visto cara de ignorante o algo.

    ResponderEliminar
  3. Javier, oh... <3 A mi me dijo una que tendría dos hijos xD

    Ryuu xDDD ¿Tendremos caras de pardillos? D:

    ResponderEliminar
  4. Seguro que has tenido un encontronazo con ellas, ¿eh, Sarica? xD

    ResponderEliminar
  5. Yo las tengo muy bien controlá! El "Romero" lo pillan de los arbustos junto al Archivo de Indias. Y no te crean que se cortan para desayunar...

    ResponderEliminar
  6. Yo diría que la conclusión es sencilla: Por mucha doctrina, por muchos manuales y mucha teoría sobre el mundo de la Publicidad y el Marketing que haya hoy en día, el hecho de saber vender bien algo es una virtud muy antigua y casi innata en muchas personas.

    ResponderEliminar
  7. En la entrada de la Alhambra también hay muchas gitanas que te cogen la mano e intentan leertela. Hace 2 años a mi me cogio la mano se puso a leermela, me dijo cosas como que era muy buen estudiante, tendría 3 hijos y cosas así. Cuando acabó nos pidio 5 euros, mi madre no quería darle nada, pero yo se los di por miedo a que nos hiciera algo, una maldición o que me persiguieran, mejor prevenir...

    ResponderEliminar
  8. A mi marido y a mi nos timaron bien,yo estaba embarazada y me pudo el miedo de la superstición,pero cómo pueden aprovecharse así de los incautos,de personas que no tenemos la malicia de pensar que hay gentuza de este calibre...Me dijeron que me daban cambio y no nos devolvieron nada..Yo enfadada les grité que eran unas ladronas,pero realmente ellas tenían razón...yo les había dado el dinero...ahora me rio de pensarlo...50 eurazos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya somos dos a mi que voy de fuerte por la vida me han robado 50 euros por miedo al mal de ojo de mi niña...te entiendo perfectamente también me hicieron lo del cambio

      Eliminar
  9. Es para decirles "mira, zorra, bruja, o lo que cojones te creas...si tuvieras poderes no estarías en chanclas al lado de la mezquita mintiendo como una bellaca" y si te maldicen pues basta con darles en la cara con "tu eres muy creyente verdad guarra? pues las paganas y brujas como tú van a arder en el infierno y lo sabes verdad? púdrete perra de satanás"

    y que les follen

    ResponderEliminar
  10. Trabajo en la Madraza (punto álgido de las gitanas del romero) y cuando salgo todos los días a fumarme el cigarro reglamentario veo esto, de hecho, acabo de hacerlo y he visto como le sacaban 20 euros a una guiri, he buscado info y he llegado a este comentario, mi hermana y yo de pequeños una vez fuimos abordados por ellas en una excursión, la gitana leyó la mano a mi hermana y le pidió dinero...mi hermana dijo las palabras mágicas "no te voy a dar una mierda puta"...

    A la gitana se la llevaban los demonios y a modo de "maldición" le dijo "ojalá no veas el día de mañana"....hoy día no entiendo aún de donde aprendió la siguiente frase, pero ella, con una templanza increible le dijo "mala puñalá te diesen que cuanto más andases más te doliese y cuando parases reventases", la gitana dió un paso atrás y no dijo ni "mu"...

    yo para quitármelas de en medio simplemente digo un "me vas a ver todos los días cada vez que venga a trabajar, te vas a hartar de que te diga que no, hasta luego" y me responden con un "tienes un cigarrito prenda?"

    ResponderEliminar
  11. Yo que soy sevillana las suelo despachar con un: "No gracias, lo estoy dejando".

    Un consejo: creo que más importante aún que el contacto verbal, es el visual. Si las miras a los ojos ya estás perdido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen vacile xDD
      Lo del contacto visual es cierto!

      Eliminar
  12. GambaGambeante9 ago. 2012 2:42:00

    A mi en Madrid, en la calle Princesa me vino una de esas gitanas gordas con el mismo rollo.
    Iba con prisa (ya que las vi de lejos y pensé que la velocidad sería un elemento clave para no ser seleccionado como objetivo).
    Sin embargo, un poderoso brazo moreno y peludo me atrapó con fuerza y tras eso la inevitable verborrea del romero-pseudo gratuíto.

    Le di unos 50 céntimos, cosa que me dolió como si hubieran sido 1000 ya que sabia que estaba siendo coaccionado, y no por la mala suerte (no creo en esas mierdas), sino por el plasteamiento y ese brazo del cual solo podía librarme o dándole dinero o dándole un empujon (mala idea lo segundo, puesto que vendría toda la manada a por mi).
    Encima los 50 céntimos no parecieron suficiente para que se sintiese complacida, pero le insistí en que no llevaba más, que soy estudiante y me soltó y me dio el romero, que para mi fue como una medalla a la subnormalidad que rápidamente entregué a la primera papelera por la vergüenza que me daba haber caído en semejante coacción.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Yo también le pagué a una por miedo al mal de ojo, me dijo que eran 5 euros por cada mano, le dije que le daba 5 euros por las dos, por suerte me dio cambio de 20 euros, aunque me cobró 7 euros

    ResponderEliminar
  15. Juas... este post veo que es antiguo, pero como aun se contesta voy a contar mi experiencia.. En 2011 hicimos mi novio y yo un viaje a Cordoba, ibamos por la calle de la Mezquita cuando a un niño pequeño se "le cayo" una moneda y ahi fuimos los tontos pa darsela.. Ese era el enganche.. nos cojieron una gitana a cada uno.. bla bla bla te van a regalar un viaje a Granada blablabla... no, no monedas no, papelito, papelito.. total que con todo el coraje del mundo le dimos 5 euros pa que nos dejara en paz.. Lo mas fuerte.. hace dos semanas estuvimos de vacaciones en Granada en un viaje que me regalo mi madre. Eso si, pasamos de las gitanas del romero y nos comimos dos buenas tapas con "el papelito" a su salud jajajajajajaja!

    ResponderEliminar
  16. Jaja, a ver si a mí todavía se me cumple la profecía de la gitana, me dijo que iba a recibir una llamada que me haría una feliz, lo más fuerte que cuando me lo dijo, efectivamente estaba pendiente de una llamada que aún no la he recibido, espero que no me vayan a pasar dos años también! jeje.

    ResponderEliminar

  17. Hace dos días llegue de Granada, la ciudad me encanto volvería a verla, pero las gitanas eran un coñazo cada vez que las veían me seguían e incluso me agarraban de los brazos por más que le repetía que no quería romero, son un incordio, es una pena que perjudiquen tanto la ciudad y roben tanto sin hacerles nada.

    ResponderEliminar
  18. Hace unos días llegue de Granada, la ciudad me encanto volvería a verla, pero las gitanas eran un coñazo, cada vez que me las cruzaba siempre me increpaban con el romero e incluso me llegaron a coger de los brazo y te seguían por más que les decía que no quería, muchas veces prefería hacer un rodeo por no encontrármelas, me da mucha rabia como perjudican tanto la ciudad y a los pobres turistas que les roban tanto, deberían de detenerlas cada vez que las vieran la policía.

    ResponderEliminar
  19. Hace un rato nos han sacado 15euros,frente ala catedral de Sevilla...ha comenzado a leernos la mano a mi pareja y a mi,todo sonaba cierto e incluso ha adivinado la situación en mi familia,me siento muy triste me ha dado miedo y sus amenazas han hecho q soltasemos dinero,me arrepiento con creces...maldita gitana,

    ResponderEliminar
  20. He pasado 4 días geniales en Granada con mi novia, el sábado fuimos a la catedral y también nos asaltaron las gitanas,pero en mi caso, mas que a la gitana es a mi novia a la que me dieron ganas de cogerla del moño y llevármela a rastras. Entramos por la calle y nos aparece la primera gitana, de mi pasa, y va mi novia y se para le suelta el rollo y le saca la pasta, a mi me pareció hasta un poco gracioso, esa gitana transmitia buena energía, pero lo mas fuerte es que a 10 metros nos aparecen otras 2 gitanas mas, y va mi novia y se vuelve a parar!!, a mi ahí ya me hervia la sangre, pero será posible, con la zagala está, y yo a 2 metros esperando, total que me viene la otra gitana, y empieza ha hablarme, y yo le digo que no le iba a dar dinero, y ella que no quería nada solo darme el romero, total que yo esperando a mi novia y la gitana venga a hablarme ya mas de 5 min, a mi ya la sangre me hervia, y va la gitana y me coge la mano y empieza a leérmela, buah, ya le di los 5 euros, para que me dejara tranquilo porque estaba ya apunto de eso "cogerla del moño y llevármela" manda huevos y mi novia aun seguía hablando con la gitana. Pero lo mejor es que a las 4 horas estábamos paseando y se me veía el romero, Yo ya ni me acordaba y coge mi novia y me cierra la cremallera del chaquetón me dice que es que le daba vergüenza. FLIPA COLEGA!!

    ResponderEliminar
  21. En El Retiro de Madrid a mi novio y a mí nos ocurrió una circunstancia parecida. Nos disponíamos a pasear tranquilamente, disfrutando de nuestro encuentro en Madrid cuando de repente nos vino una gitana con el romero en la mano de frente. Directamente se dirigió a mí con la mítica frase " Coge mi romero no me lo desprecies" por lo que es cierto que estudian mucho sus perfiles y tienen muy claro a quíen dirigirse y quién es más susceptible a su manipulación y quién no. Mi novio con intención de que no llegara a contactar con mi brazo me cogió y me rodeó con sus brazos rápidamente. Entonces le contestamos con un " No, gracias" y ella se puso a insistir viendo que no conseguía nada con el intento y después de repetir varias veces el "no me lo desprecies" se dio por vencida malhumorada y siguió por su camino. Captando su mala onda me di la vuelta y le dije " No se lo despreciamos" a lo que mi novio añaadió " lo ñunico que para nosotros el romero está en la naturaleza, vivimos en Ibiza y solemos cogerlo del campo constantemente" Ella nos escucho con mala cara volviéndose y luego se fue. Parecía desesperada cuando empezaba a decir que no le desprciáramos el romero. Tal vez haya más gente hoy en día inteligente que no se deje persuadir por su engaño y por lo tanto, saque menos beneficio de ello, pensé, por eso tenía esa cara. Curiosamente, más adelante, nos encontramos con una pareja de bohemios uno negro y otro blanco que con su música comenzaron a interpretar canciones y divertir a la gente en el medio del paseo. Enseguida la gente les rodeó..lo hacían cosas complicadísimas con gran esmero y se dejaban las manos en el sulo como los grans Bboys. Cuando terminaron mi novio y yo nos miramos a los ojos con complicidad. Sabíamos exactamente lo que estábamos pensando: " Aquella gente que había alegrado la tarde de sábado a tantas personas con su espectáculo si que merecía que le soltáramos nuestros euros. Y así lo hicimos ;-)

    ResponderEliminar
  22. A mi me ha sucedido hoy en la puerta de la alhambra, han llegado corriendo hacia nosotros y nos han dicho que era tradición.en la alhambra que era gratuito y no le hiciesemos el feo de.rechazarlo. Me ha "leído el futuro" y luego me ha.dicho que el Romero es.gratuito.pero la suerte hay que pagarla!!! Le he.dado 50 céntimos sólo por el esfuerzo de.estudiarse el.discurso que me ha.dado.

    ResponderEliminar
  23. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  24. A mí me acaban de parar cerca de callao en madrid. Después de pedir 20 euros por la lectura de mano, el romero y una piedra que no cogimos nos libramos pagando 31 céntimos y escaqueándonos como malamente pudimos. La gitana nos quería acompañar al cajero a quitar los 20 euros (qué detalle) y totalmente de acuerdo: me llevé el romero como medalla a la subnormalidad y lo tiré en la primera papelera del corte inglés que encontré (nos escondimos allí un rato y luego salimos por otra puerta, ya que la gitana seguía esperando por los 20 euros... y seguirá).

    ResponderEliminar

Los comentarios serán moderados, para evitar trolleos y tonterías.